Ventajas de la incapacidad permanente total

Esta claro que contar con una incapacidad permanente total no es contar con una ventaja. Sin embargo, si que es importante saber que si cuentas con una de estas incapacidades vas a poder beneficiarte en determinadas situaciones. En este artículo vamos a ver en qué consiste esto de la incapacidad permanente total y que beneficios tienes si la padeces.

En qué consiste la incapacidad permanente total

La incapacidad permanente total es una incapacidad que se reconoce a un trabajador por dolencia o procedimiento no puede desarrollar sus funciones laborales. Esta incapacidad protege al trabajador de forma económica debido a que él mismo no puede desarrollar su propio trabajo.

Una incapacidad permanente total puede ser concedida a los trabajadores por cuenta ajena y también a los autónomos. Además de la ayuda económica pertinente, aquellas personas que cuenten con una incapacidad permanente total disfrutan también de ciertos beneficios que vamos a ver a continuación.

Beneficios fiscales en la Declaración de la Renta

Una persona que cuente con una incapacidad permanente total si que tendrá retenciones por parte de Hacienda. Sin embargo, el mínimo personal y familiar aumentará en 3.000€ más, es decir, le aumenta el mínimo que no se somete a impuesto.

En el año 2020 el mínimo que debe de ingresar un contribuyente es de 5.550€. De esta forma, para una persona que esté cobrando una pensión por incapacidad permanente total su mínimo será de 8.550€.

¿Con qué ayudas cuenta una persona con incapacidad permanente total?

Además de contar con ventajas fiscales una persona con incapacidad permanente total también puede disfrutar de más ayudas.

Una de las ayudas más habituales es la de acceso a la vivienda. Una persona que muestre este tipo de problemas a veces necesita una vivienda nueva o bien reformar la suya propia para poder adaptarla a su nueva situación.

Ventajas a la hora de acceder a una vivienda

En este caso, disponen de ayudas para la compra de viviendas de protección oficial, así como subvenciones en los intereses de los préstamos. Las cuantías de la ayuda pueden variar dependiendo del plan de vivienda al que se quiera acoger el beneficiario de la pensión.

Además de las ventajas para adquirir una vivienda también hay ventajas para su inserción laboral. Esto se debe a que estas personas cuentan con una determinada cantidad de plazas reservadas en la oferta de empleo público y también dentro de las empresas privadas. En el caso de las empresas públicas estas deben de contar con una cuota mínima de un 7% para estas personas.

Ventajas médicas y sociales

El equipamiento médico necesario o los fármacos que hagan falta también están subvencionados. Es posible solicitar el pago parcial o total de equipo necesario como una silla de ruedas o una prótesis. Estas ayudas son parecidas a las de la vivienda, es decir, son válidas tanto para la primera adquisición como para la renovación.

Si cuentan con tratamientos farmacéuticos recetados, crónicos o de larga duración, también podrán contar con precios reducidos que les faciliten la adquisición de dichos medicamentos.

Otras ventajas sociales incluyen el poder solicitar tarjetas de aparcamiento para poder aparcar en las plazas reservadas para discapacitados, tener un abono en el transporte público o contar con determinados descuentos tanto en ocio como en cultura.

Finalmente, también contarán con ayudas a la hora de comprar un vehículo. Es importante añadir que algunas de estas ayudas dependen o varían en cierta medida dependiendo de la Comunidad Autónoma. A pesar de que las ayudas pueden ser las mismas la cuantía de cada una de estas puede variar según lo que estipule la propia Comunidad.

Ayudas para autónomos con incapacidad permanente total

Las ayudas por una incapacidad permanente total también pueden ser concedidas a los autónomos. Un autónomo tiene derecho a una pensión de un 55% de su base reguladora. Además, esta pensión se puede aumentar en un 20% siempre que el contribuyente sea mayor de 55 y no realice ningún otro tipo de actividad.

Lo que tenemos que sacar en claro de todo esto es que esta incapacidad permanente total es completamente compatible con el desempeño de un trabajador autónomo, por lo que podrá solicitar dicha pensión si cumple con los requisitos.

Ir arriba