Convenio regulador de las vacaciones de verano de los menores tras un divorcio

El convenio regulador de las vacaciones de verano ayuda a establecer y repartir en qué periodo debe estar cada progenitor con los hijos menores y en qué lugar y momento se hará el intercambio.

Qué tiempo se considera vacaciones de verano

Las vacaciones de verano comprenden todo el periodo desde que termina el curso escolar hasta que empieza el siguiente. Incluye los días no lectivos de junio y septiembre.

No obstante, por convenio regulador o sentencia se puede establecer que las vacaciones de verano comprendan únicamente los meses de julio y agosto. De ser así, el resto de días se rigen por el mismo régimen del resto del año.

Las vacaciones de niños con padres separados es un tema muy complejo y de los que más conflictos genera entre los progenitores.

Cómo deben repartirse las vacaciones de verano de los niños tras un divorcio

Pueden darse dos situaciones diferentes para saber cómo se reparten las vacaciones de verano en una separación:

  • Repartir vacaciones de verano en caso de separación sin tener sentencia ni convenio regulador. Si los padres aún se encuentran en proceso de separación o divorcio y no está regulado el reparto, será necesario que ambos se pongan de acuerdo para regularlo, a través de los abogados o por ellos mismos.
  • Repartir las vacaciones de verano cuando ya hay sentencia de separación o divorcio o convenio regulador. En este caso el convenio o la sentencia suelen regular el reparto de vacaciones de los hijos, aunque existen casos en que son muy abiertos y flexibles, y es necesario acordar ciertos aspectos, como las horas y lugares de intercambio.

Convenio regulador de las vacaciones de verano de los menores

El convenio regulador de las vacaciones de verano de los menores debe establecer lo que se ha acordado. Es posible hacer un reparto de las vacaciones semanal, quincenal o mensual.

No existe en la normativa una forma de reparto de vacaciones ni una mejor forma de hacerlo. Lo mejor es hacerlo de la forma que más beneficie a los hijos, adaptándose a sus edades, actividades y necesidades.

Un ejemplo de reparto de vacaciones podría ser el siguiente: “Las vacaciones de verano incluyen los meses de julio y agosto. Los días no lectivos de junio y septiembre se disfrutarán como el resto del año.

Los meses de julio y agosto se pueden dividir por quincenas alternas. En los años pares corresponderá el primer período de vacaciones al padre y el segundo a la madre. Los años impares corresponderá el primer período de vacaciones a la madre y el segundo al padre.

El progenitor que comience su turno de alternancia recogerá a los menores en el domicilio del otro progenitor a las 10 horas del primer día del período vacacional.”

 

El convenio regulador de vacaciones de verano establece los periodos en los que los hijos deben estar con uno u otro progenitor en casos de separación y divorcio. Se pueden repartir por periodos semanales, quincenales o mensuales. En caso de que tengas alguna pregunta, puedes contactarnos y te podremos ofrecer más información acerca de tu caso en particular.

Ir arriba